Aonde vai a diplomacia entre Washington e Síria? (em espanhol)

El conflicto Americano-Iraquí-Sirio excesivo, levanta muchas preguntas con respecto a la naturaleza de relaciones Americano-Sirias, y el impacto de la postura siria hacia el papel americano en Iraq. Todo indica que Damasco está intentando desempeñar un papel político importante para participar en la formulación del futuro Iraq.

El Gobierno sirio, actualmente está dando la bienvenida a las varias facciones iraquíes que se extienden desde los kurds, Sheitas y Sunnitas árabe. Ha recibido a muchas delegaciones compuestas de líderes políticos, de partidos nacionalistas, comunistas de oficiales iraquíes anteriores, de religiosos e incluso de tribus iraquíes, y de otros grupos étnicos. Al mismo tiempo, Siria está procurando establecer relaciones económicas y comerciales con la gente en las partes meridionales de Iraq. También se prepuso abrir de nuevo el ferrocarril con Iraq y arreglos de estructurasde varias ciudades iraquíes. Varios observadores insisten que Siria significa obstaculizar el desarrollo de una democracia viable en Iraq, que tendría un impacto negativo doméstico se se compara con la experiencia del Líbano. También agregan que Siria, esta rodeada por los enemigos, que aspiran convertir su política en relación al conflicto con Israel. Pero la pregunta principal que se levantará aquí es: ¿Pueden los Estados Unidos permitir un papel sirio en Iraq similar al del Líbano? ¿Qué posiciones e influencias políticas tendrá Siria sobre composición iraquí interna en estas circunstancias, especialmente esa Siria que tiene relación histórica con las varias facciones iraquíes? ¿Podía Siria atrincherarse en Iraq sin una consulta clara con los americanos? Para contestar a estas preguntas es necesario examinar varios aspectos.

La relación Sirio-Kurda se estabelece de nuevo en los años 60, cuando el locutor sirio Akram Hourani de la casa y el jefe de la inteligencia siria en aquella época satisficieron con la delegación kurda en su manera a Moscú de participar en la comemoración de las ceremonias rusas de la revolución del bolshevik. Siria también había abierto previamente sus fronteras para muchos refugiados iraníes. Siria tuvo como objetivo el explotar de la naturaleza de esta relación, para utilizarla contra los dos regímenes monarchical en Irán e Iraq. La relación Sirio-Kurda fue alentada por el conflicto Sirio-Iraquí de empeoramiento sobre la naturaleza de la regla de Baathist. Siria entonces demostró interés en los progresos internos en Iraq especialmente después del acuerdo entre Mustafa Barzani el líder kurdo anterior, y el régimen iraquí anterior en 1970. Después de la recaída de las relaciones Iraquí-Kurda en 1975, Tehran recibió a muchos de los líderes políticos y de los oficiales militares kurdos-iraquíes tales como Massoud Barzani y Jalal Talabani, prestando apoyo para derribar el régimen Baathista en Iraq. Durante ese período, los comunistas iraquíes constuyeron relaciones con los Baathistas sirios, particularmente puesto cuando el partido comunista iraquí se había dividido del Frente Nacionalista Iraquí, mientras los comunistas sirios habían seguido alineados con el Baath en Siria.

Las relaciones Sirias-Sheita, crecieron mucho, especialmente después de la revolución islámica en Irán en 1979, y al comienzo de la guerra de Irán-Iraq en el año 1980.

Durante los años pasados del mandato de Hazez Assad, Siria comenzó a establecer relaciones económicas y los lazos con Bagdad, y más tarde se convierten en lazos políticos y educativos. Siria en aquella época demostró buena voluntad de abandonar a sus aliados iraquíes no como favor para Saddam Hussein, pero debido a su interés en utilizar Saddam como presión política contra sus enemigos tradicionales. El hecho es que los sirios anticiparon la intervención americana en la región a través de su conducta hacia Iraq. Por otra parte convencieron los iraquíes de que el peligro más grande viene de la lucha interna incorporada por Saddam Hussein. Los Estados Unidos no abandonaron sus políticas hacia la región, a pesar del papel desempeñado por Siria para conducir los regímenes árabes y cooperar con Saddam Hussein.

¿Es Siria capaz de desempeñar un papel positivo en Iraq?

La dictadura Baathista encima, y su herencia ha llegado a ser similar a la herencia nazi que se profundo en la memoria del pueblo iraquí. Hay un cambio positivo en el humor general del pueblo iraquí, que viene como esperanza nacional através de las victorias de la resistencia armada iraquí. Los iraquíes temen la vuelta del régimen anterior através de Siria esta vez, este régimen en cierto momento separo la vida y la cultura del iraquí de la realidad del mundo. Siria tiene que batallar con los Estados Unidos en su propia tierra y no en suelo iraquí, para ganar la confianza iraquí y árabe, en el sentido que la batalla se trata de valores de una nueva situación de principios y de que si la conducta política en Iraq se debe hacer por los sirios, y en general por los árabes y no por los americanos. La tarjeta iraquí no es igual que la tarjeta libanesa en las manos de los sirios; Los sirios no tienen ninguna ocasión de entrar en Iraq incluso si bajo resolución internacional.

Por otra parte los americanos todavía gozan de posiciones fuertes contra Damasco incluyendo la posición de Turquía y la del Estado Sionista de Israel, para no mencionar la libanésa, que podríaser utilizada contra Siria en cualquier momento, o la de muchos miembros de la oposición siria que viven a Bagdad, son también una tarjeta que Washington podría utilizar.

En este contexto, uno podría deducir que los iraquíes están dispuestos a cooperar con los sirios si los americanos permiten que los sirios desempeñen un papel en Iraq. Sin embargo no se permitiría ningún papel sirio si no sirve la reconstrucción de Iraq. Los kurds y los varios líderes políticos afirmaron durante su visita a Siria que su alianza con los Estados Unidos no estaba a expensas de ninguna alianza Kurdo-Iraquí con Siria, y que estaban dispuestos a cooperar con Turquía e Irán en caso de que Siria alcanzara un acuerdo con los americanos.

El interés económico, político y estratégico sirio no se puede alcanzar con los acuerdos de la línea lateral que no llevan ningún impacto con la situación interna iraquí, pero solamente con una comprensión Americano-Siria. ¿Pero es Damasco capaz de hacer eso? La respuesta sigue siendo confusa. Pero lo está claro es que los sirios harían bien si se centran su atención en la consolidación de sus lazos con el consejo predominante transitorio iraquí.


¿ Y cómo será la relación entre Damasco y Washington?

La relación entre Damasco y el consejo predominante transitorio en Iraq comenzó con una relación, que se podría describir como hostil, hasta hace poco tiempo cuando las cosas comenzaron a cambiar. Es importante observar que Damasco ha tenido relaciones profundamente arraigadas con 18 de los 25 miembros de este consejo, y les dio el abrigo durante o mandato de Saddam Hussein, y permitio que tomen de Damasco como base para sus actividades políticas contra el régimen anterior. Debido a esto, Siria ha desempeñado un papel importante sobre las últimas décadas en la teoría de juego de la conducta política en Iraq, y Washington ha reconocido ese papel sirio especialmente, su tentativa de derribar el régimen en 1986 apoyando Irán en su guerra contra Iraq, y empujando al ejército iraquí para rebelar contra Saddam. La actitud siria hacia la segunda guerra del Golfo, que dio lugar a la invasión de Kuwait, estableció el reconocimiento de Washington de la importancia de la Siria en la geopolitica de la región, especialmente en Líbano e Iraq. Washington prometió por consiguiente ejercer la presión sobre Israel, empujándola hacia negaciones unilaterales en la conferencia de Madrid para la paz.

Damasco era vigilante en luz de esta relación pragmática especialmente que tense entre los Estados Unidos y Siria agravados después de los acontecimientos de 11 de septiembre, por que Siria fue cautelosa en mantener buenas relaciones con Washington. Sin embargo esta relación fue comprometida cuando los Estados Unidos invadieron Iraq después de Afganistán, y Siria fue condenada porque no apoyó esta guerra, y por consiguiente, Washington sacó una tarjeta roja, y definó poner fin al papel sirio en la geopolitica de la región.

Este cambio en la relación América-Siria era debido al hecho de que Siria rechazó apoyar la guerra en Iraq, que hizo que Washington reconsidera la naturaleza de su relación con Siria, y hasta la posibilidad de cambio del régimen en Siria. Esto ha sido expresado en varias ocasiones por George W. Bush. “Por lo tanto debemos determinar la conducta y las políticas de la administración de Estados Unidos, no en términos de la actividad política diaria, pero a través del cuadro más amplio y determinar sus metas e intención de evitar una repetición del panorama iraquí”, esta era la respuesta siria a las declaraciones norte americanas. En la luz de esto, la intención de Washington no es valorar de nuevo el papel sirio en la región y el proceso de paz, sino aislar Siria en una tentativa de forzarla someter a la nueva agenda estratégica americana; incluso si esto va contra los intereses nacionales y regionales de Siria.

En lengua y la terminología americanas qué se requiere de Siria hoy es ser un Estado “normal“ que la priva de su papel influyente en Líbano, Palestina e Iraq. Esto se entiende claramente como tarjeta roja contra Siria para cualquier implicación en el “Iraq nuevo”, o guardar a sus militares y marchar para atrás del Líbano, o aún cancelar su intervenciónpolítica en Palestina.

La llamada de Siria para realizar una cumbre entre los países vecinos de Iraq, bajo contexto de Washington que recuerda su papel intrínseco que no se pueda despedir tan fácilmente, esta nueva política de Siria hacia Iraq y Washington, indica que Siria no es necesariamente el “perdedor estratégico“ debido a la invasión, sino que quizás podría beneficiarse de todo, en el funcionamiento más largo. Esto se podría entender en la forma de la intrincación histórica, económica, cultural y política que Washington podría beneficiar realmente a siria en ese respecto. Ésta es quizás la razón principal por la que Siria no está respondiendo agresivamente a las críticas diarias de Washington, porque Siria se prepone mantener una buena relación con Washington basado en una comprensión común que reconocería el papel sirio en el “Iraq nuevo”. Mientras que vigilando de cerca la situación actual, podríamos encontrar que Siria intenta no solamente estabelecer sus lazos históricos y tradicionales con el consejo predominante transitorio, ella también intentó establecer líneas de comunicaciones con las varias facciones étnicas y políticas en Iraq. El reconocimiento sirio del consejo predominante en Iraq bajo la política americana es una manera de extender la mano para abrir un espaço en la política del futuro gobierno y por tanto mejorar la relación con los americanos e sus aliados.

¿Cual es el papel fundamental de Siria?

El papel sirio en Iraq a pesar de las advertencias de los americanos se impuso y se podía utilizar como medio pragmático de aliviar las presiones en Washington, y de transformar la actitud de Washington hacia el papel sirio en Iraq. Sin embargo, esto requiere otra estrategia de Siria, que debe ser más paciente y restrictiva. La relación Americano-Siria ha alcanzado su etapa peor dentro de 30 años, en un momento en que había cooperación total entre los dos para desmontar las redes de al Qaeda. La política siria hacia Iraq fue formulada incluso antes de la invasión de Iraq. Esta política era la razón que enfureció Washington a un grado que amenazó Siria de terminar su papel regional.

Lejos de todas las especulaciones, si es que Siria realmente pretende jugar el papel nacionalista árabe en el Iraq y la región, que parte del principio de defender la lucha árabe contra los interese del imperialismo en la región, no le queda más que en primer lugar apoyar la resistencia armada iraquí en el sentido incondicional, especialmente ahora después de la captura de saddam, que significo que la resistencia es del pueblo y dirigida por el pueblo, en segundo ludar, jugar su papel importante para negociar entre Kurdos, Sheitas y sunnitas en Iraq para evitar una probabel guerra civil, que preteneden implantar los norte americanos para justificar la importancia de su presencia militar no apenas en el Iraq sino en la región, y por último, apoyar la Intifada palestina y recusar entrar en las negociaciones de paz con los sionistas. Sólo así Siria podrá ocupar su posición política y fundamental en la región, que terá el totla apoyo de todos los sectores y masas del pueblo árabe, que espera de Siria esta inciativa para encender la chispa de la revolución árabe.